El Grupo

Personas. De eso están hechos los negocios. Las empresas se nutren a diario para crecer y competir a partir de las ideas e intuiciones que proceden de las personas. Éste es el sencillo principio que llevó a un hombre a construir un imperio: Miguel Rodríguez.

 

Un hombre cuya historia es cualquier cosa menos convencional. Siendo todavía muy joven, se trasladó a Barcelona desde su pueblecito natal en Andalucía. En 1968 se fue más lejos, a Suiza: “Tenía un billete de tren y cuatrocientas pesetas en el bolsillo, y no sabía ni una palabra de francés”. Un riesgo, el primero de muchos, que le reportaría más recompensas de las que podría haber imaginado… En 1977 regresó a España y su vida cambió de nuevo.

 

Su regreso a su país de origen estuvo marcado por un hecho fortuito. Un amigo le comentó que como estaba viviendo en un país famoso por sus relojes, tenía que llevarle uno. De este modo, un joyero de Ginebra le ofreció un reloj por 150 francos. Demasiado. Consiguió convencer al propietario de la tienda para que se lo dejara por 80 francos. Cuando llegó a Barcelona, un banquero vio el reloj y lo quiso comprar, y le pagó el equivalente a 150 francos en pesetas.

Dos días después, el banquero le llamó porque quería más relojes. Cogió el tren hacia Ginebra, volvió a visitar al joyero y le compró otros 15.

 

Pero el banquero quería más. En las siguientes siete semanas, estuvo realizando viajes entre Barcelona y Ginebra y ganó más que su salario de un año. Empezó abriendo una tienda en Barcelona y el joyero suizo se convirtió en su socio. En pocas palabras, fue un éxito increíble: vendía relojes de cuarzo simples, que eran difíciles de encontrar en esa época en Barcelona, y lo hacía de forma profesional, con habilidad y con entregas puntuales. Miguel Rodríguez pronto se dio cuenta de que tenía buen olfato para los negocios.

 

En los primeros años de la década de los ochenta Miguel Rodríguez pasó de ser distribuidor de Lotus en España, a ser su propietario. En pocos años (1984-1989) la dedicación a Lotus le permitió dejar la tienda al por menor y hacerse con la marca Festina. Más adelante, con Jaguar y Candino consolidó el Grupo Festina. Hoy es líder mundial en la venta y la fabricación de relojes. La dirección y el savoir faire de Miguel Rodríguez ha llevado al Grupo a lo más alto del sector relojero.

img-elGrupo_filosofiayValores
FILOSOFÍA Y VALORES

El éxito del Grupo Festina se basa en la experiencia y conocimiento proporcionado por cada una de sus marcas …

img-elGrupo-produccion
HISTORIA

Con más de treinta años de historia, el Grupo Festina se encuentra en la actualidad entre los gigantes del sector de la relojería …

img-elGrupo-historia
PRODUCCIÓN Y DISTRIBUCIÓN

La verdadera fuerza del Grupo y la piedra de toque de su éxito internacionalmente reconocido es el control por su parte de todo el ciclo productivo …

mapagrupopaint

El Grupo Festina es uno de los nombres líderes del mundo en el sector de la fabricación de relojes.

 

Su sede corporativa se encuentra en Madrid y su centro logístico en Barcelona. La empresa fue fundada en los años 80. Actualmente fabrica cinco marcas distintas de relojes para el mercado general (Festina, Lotus, Candino, Jaguar y Calypso) y dos marcas de joyería (Lotus Style y Lotus Silver).

MERCADOS EN EL MUNDO
91
RELOJES VENDIDOS/AÑO
5.000.000
FILIALES EN EL MUNDO
8
EMPLEADOS
2.000